Home » SALUD » ¿Canes sustituyendo a psicólogos?

¿Canes sustituyendo a psicólogos?

Los domésticos no son psicólogos, ni usan divanes, despachos ni manuales de diagnóstico, pero son muy beneficiosos para los seres humanos cuando les ahogan los problemas.

La terapia con animales gana adeptos y reúne cada día más evidencias científicas de éxito real. Una de las más ideas más recientes es la utilización de perros para desarrollar la empatía y la autoestima en jóvenes que, por desgracias de la vida, no poseen familia que les apoye. El programa piloto, llamado buddies (colegas en inglés) se lleva a cabo en un centro especializado de Sant Andreu (Barcelona), el cual recoge a chicos y chicas que han sufrido abandono, maltrato y otras penurias más.

La iniciativa buddies está organizada por la Generalitat de Cataluña y la Fundación Affinity. Los resultados están siendo fabulosos y los participantes del programa han mejorado en muchos aspectos como son el sentimiento de autoestima y eficacia. Según los responsables los chicos nunca se pierden esta actividad, algo que nos recuerdan que sí sucede con otras.

Otros proyectos similares centran sus esfuerzos en permitir el acceso de perros y gatos a los hospitales para realizar terapia in situ o simplemente verse beneficiados por su presencia. Por ejemplo, en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña, dos fundaciones tienen en marcha proyectos de terapia asistida con animales. Estos canes están entrenados para mejorar las habilidades sociales y de comunicación de niños con autismo o con daño cerebral que tienen entre 2 y 6 años. Se evaluará empíricamente el desarrollo de la enfermedad y el impacto en el proceso de curación de los niños cuando son acompañados por perros antes de entrar a las salas de tratamiento.

Más reciente, en la revista especializada American Journal of Critical Care, se permitió a 76 enfermos del corazón pasar varias horas al día con perros y jugar con ellos. Los resultados demuestran que la terapia asistida con animales mejoraba la presión cardiopulmonar, equilibraba los niveles hormonales y la ansiedad en los pacientes hospitalizados debido a fallos en el corazón.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

 

test