Home » CULTURA » La muerte de la canción protesta.

La muerte de la canción protesta.

  • Ahora el enemigo es una abstracción: Nixon tenía cara; el FMI no.

La primera canción protesta como tal (Strange Fruit, de Billie Holiday) fue compuesta tras el linchamiento de dos negros en 1930 en Indiana; hoy un suceso de la misma naturaleza no inspiraría unas cuantas estrofas, sino una reacción iracunda y masiva en las redes sociales.

Patti Smith evoca en Mis mejores canciones un tiempo de revolución en el que la palabra aún dolía. Aquellos años 60 y 70 en EEUU en los que los himnos contra la segregación o la guerra instaban a la lucha social. Ahora ya no. O no como entonces. Piense en lo que tarareó cuando la prima de riesgo parecía una etapa pirenaica de la Vuelta.

«Una canción protesta sólo puede triunfar a gran escala si se convierte en una broma», alerta Dorian Lynskey en 33 revoluciones por minuto. El crítico musical deThe Guardian y experto en rock y política firma un exhaustivo repaso a la historia de la música de denuncia en el ámbito anglosajón. Más de 900 páginas sobre intérpretes, letras, ideas y episodios históricos que al final dejan una pregunta: ¿por qué el género se ha ido blowin’ in the wind?

Es cierto que los músicos actuales lo tienen más difícil que décadas atrás: el enemigo puede ser una abstracción, unas siglas. Nixon y Franco tenían cara; el FMI y la Troika, no.

 

José María Robles

@josmrobles

EL Mundo, versión digital: 20/02/2016 05:50

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

 

test