Home » SALUD » Dejar llorar a los bebés podría afectar su desarrollo cerebral.

Dejar llorar a los bebés podría afectar su desarrollo cerebral.

  • Dejar llorar a los bebés no tiene absolutamente ningún valor pedagógico.
  • Según los especialistas esto podría afectar su desarrollo cerebral.

Muchos padres creen que unos minutos de llanto no le hacen daño a su bebé, al contrario le ayudan a calmarse y a coger sueño.

Casi nadie sabe en realidad lo que ocurre a los bebés cuando siguen llorando, pero las consecuencias físicas y psíquicas podrían afectarles toda su vida.

Cuando un bebé llora sin que sus padres lo consuelen, aumenta su nivel de estrés, ya que, a través de su llanto, quiere expresar algo, ya sea hambre, dolor o incluso necesidad de compañía. El niño depende totalmente de ellos.

Si los padres ignoran sus llamadas, su cuerpo producirá hormonas del estrés y, a la larga, esto podrá dañar su sistema nervioso central, así como su crecimiento y su capacidad de aprendizaje.

En una entrevista para el periódico alemán Süddeutsche Zeitung, Karl Heinrich Brisch, jefe del servicio de medicina psicosomática del hospital infantil de la Universidad de Múnich, explicaba que los bebés a los que dejan llorar “aprenden muy pronto a activar un programa de urgencia en su cerebro, muy similar al acto reflejo de la tanatosis observado en algunos animales que ven su vida amenazada, y que consiste en simular la muerte”. Esto afecta a su desarrollo cerebral, y así los niños no aprenden a adaptarse al estrés.

Si se deja que los bebés lloren, éstos pueden quedarse traumatizados y esto acaba frecuentemente en traumas afectivos, problemas de sueño, ansiedad, dependencia y síntomas depresivos.

Los padres que no reaccionan a las señales enviadas por su retoño no hacen bien a nadie: ni a sí mismos, ni al niño. El método de la “espera progresiva”[1] no tiene ningún valor pedagógico, pues los bebés tienen una percepción del tiempo totalmente diferente a la nuestra. Varios investigadores británicos han demostrado que los niños que siempre tienen sus necesidades cubiertas lloran mucho menos que los que reciben menos atención.

Los científicos de la Universidad estadounidense de Notre-Dame han descubierto que las personas a las que les habían mimado y cogido en brazos a menudo en los primeros meses de vida y a las que no habían dejado solas mucho tiempo tenían más facilidades para salir adelante en la vida.

Reaccionar al llanto de su hijo es, al fin y al cabo, un acto reflejo perfectamente natural.

Fuente: Huffington Post

 

[1] Técnica de la espera progresiva: fue desarrollada por el doctor Richard Ferber, neurólogo y pediatra de la Universidad de Harvard en el hospital infantil de Boston (Estados Unidos), y que sigue utilizándose en la actualidad en todo el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

 

test